Acción/Cosas que pasan/Entrevistas

Aries: “Tienes que resistirte a ser un adulto escéptico”

Aries-Mermelada-300-CMYK

¡Abran paso! Aries ha publicado nuevo disco, Mermelada Dorada (La Castanya, 2014), y eso siempre es una buena noticia. Es el proyecto personal de Isabel Fernández Reviriego, que empezó a labrar su camino musical hace más de quince años en Electrobikinis (donde coincidió con Miren Iza, musa doliente de la música alternativa en España) y la continuó con las maravillosas  Charades hasta 2011. Su sonido es una nebulosa sampleada, un remanso de sonidos sugerentes, una bonita flor fruto de mil referencias distintas, dispares y necesarias, que han cristalizado en un diamante poliédrico. Mucho ojo, porque estará presentándolo en Barcelona (12 de abril), Madrid (24), Oviedo (25), San Sebastián (26) y Cangas (2 de mayo). Vivaz y comprometida -también colabora con Fundación Robo-, nos atiende al teléfono, donde charlamos sobre su disco y su trayectoria.

La mayoría de tus canciones se despachan en dos minutos, pero se nota que tienen mucho trabajo detrás. ¿Es algo intencionado? ¿Que suene rápido pero elaborado?

No creo que la elaboración y la duración sean conceptos antagónicos, son perfectamente compatibles. Me gusta mucho arreglar las canciones. Es la parte que más me divierte, es muy creativo y pongo mucho énfasis en ello. Siempre estoy apuntando ideas y repasándolas en la cabeza. Me gusta el formato clásico de la canción pop, con una duración corta, así que me salen así, de forma natural. También me gusta entrar en bucles y hacer muchas partes diferenciadas en cada canción. Por eso ‘Transmisión’ tiene esa estructura, es el tema más largo que he grabado nunca. Es una faceta que nunca materializo en los discos pero que me interesa.

Sin embargo, podría pasar que no des tiempo al oyente a acostumbrarse a la canción, o que cuando empiece a disfrutar… se termine. ¿Nunca te has quedado con la sensación de coitus interruptus, de que una canción podría haber sido más redonda?

Empecé escuchando mucho punk rock y hardcore, estoy muy acostumbrada a esa duración. Igual me familiaricé tanto con eso que no me chirría. Las canciones más psicodélicas o de rock progresivo las escuché más tarde. Pero hacer una canción buena, corta o larga, es muy difícil. Soy fan de Spectrum o de Broadcast, que tienen canciones que duran la de Dios, y me encantan. Pero a la hora de hacer yo las canciones… no me sale (risas).

¿Cómo ha sido el proceso de creación de Mermelada Dorada?

Hasta ahora iba componiendo a lo largo de año y medio, cogiendo perspectiva y viendo si funcionaba o no. Este disco fue diferente. Dejé de tocar y estuve mucho tiempo pensando y reflexionando qué quería hacer y cómo. Sobre todo estuve familiarizándome con todos los aparatos. Me conciencié de que iba a tocar sola y que las canciones que iba a hacer tendría que poder defenderlas así, con mis cacharros. Luego compuse todo en dos meses y medio, recluida y tocando sin parar. Todas parten de la guitarra y algunas de samplers. Lo fundamental es la melodía, es el esqueleto. Todo lo demás tiene que servir a la melodía.

Hablando ello, diría que tus melodías son alegres, pero las letras no tanto. Alguna otra vez me dijiste que tenías que esforzarte para no llenarte de odio y tristeza. ‘Visiones’ la ves como una canción de pérdida, y ‘Si te desanimé’ tampoco creo que sea una canción muy alegre. ¿Te cuesta cada vez más esforzarte para que no se cuelen esos sentimientos negativos?

Pues sí, la verdad. En la vida tienes que hacer un esfuerzo cada vez más grande por no llenarte de pena o escepticismo. La gente que quieres se va muriendo, es ley de vida. Lo más duro que hay es ir perdiendo a tu gente. A medida que cumples años esto se va haciendo cada vez más presente. Acumulas experiencias y te tienes que resistir a hacerte un adulto escéptico. Tengo que hacer más esfuerzos, sí. Como todos, supongo. Cuando hice el disco me encontraba peor que en otras ocasiones. El invierno pasado en Galicia fue durísimo, llovió sin parar. El clima condiciona. La oscuridad me atrapó, se nota un poco en ‘Si te desanimé’. Además es imposible estar impermeable en el contexto sociopolítico y cultural en el que vivimos. Todo ello queda reflejado en la música.

aries_flores

¿Con qué sensación empezaste a preparar el segundo disco? ¿Notabas que había más gente prestando atención a Aries, que tenías cierto público, o seguías siendo Isa ex-Charades?

No pensé mucho en esos términos. Al hacer el segundo disco era más consciente de que había empezado algo por mi propio pie, que tendría que hacer las cosas de otra manera. Cuando acabó Charades y me fui a Galicia pasé mucho tiempo sola y necesitaba una vía de escape, y me puse a grabar maquetas que luego BCore quería editar y que Santi García quería grabar. Con Mermelada Dorada me he dado cuenta de que estoy metida en un berenjenal, y además me apetece. Con el anterior estaba insegura y pasando por un periodo de transición. Después de diez años en Madrid, había dejado mi trabajo, mis amigos, mi grupo, todo, y estaba todavía saliendo de eso. Con Mermelada Dorada he querido hacerlo yo todo para superar mis inseguridades y tenerlo bajo control.e

¿Estás llegando a donde querías llegar?

No sé a dónde quiero llegar, la verdad (risas).

¿Qué te da la psicodelia que no encuentres en otros estilos de música? Noto que en Mermelada Dorada está más presente.

Ganas de probar cosas. Desde siempre he intentado que cada disco fuera diferente al anterior, no acomodarme. No es tanto que se te vaya la olla como probar nuevas formas de hacer.

¿Entonces, La magia bruta y Mermelada dorada no son discos gemelos? Lo digo porque el artwork en ambos discos está basado en collages, el estilo de música tampoco me resulta muy diferente, y se han publicado en momentos más o menos similares.

Obviamente, soy yo. No puedo reinventarme completamente. Estoy ahí presente. La evolución va de manera natural, pero la producción de este disco sí que ha sido diferente. El anterior estaba grabado de manera convencional y en este son todo recortes. Todos los ritmos están sampleados y secuenciados. Utilizo un montón de ruidos que parecen música, pero que no están hechos con instrumentos convencionales. Este disco es mucho más eléctrico y potente y el anterior era más tranquilo, más orgánico, con muchas más guitarras españolas y percusiones naturales. En Mermelada Dorada hay mucha mano digital. En cuanto a la composición, el otro día pensaba que a lo mejor me estoy estancando un poco (risas) y tengo que empezar a hacerlo de otra manera.

Hablando de reinvenciones, ¿’Transmisión’ es una pista de lo que hará Aries en el futuro? Ahí pones sobre la mesa un montón de influencias orientales, arábigas, flamencas…

Puedo hacer canciones más improvisadas como ésa, pero aún no me he planteado qué voy a hacer. Estoy digiriendo este disco. No he empezado a hacer canciones nuevas todavía. Ésa es una canción improvisada totalmente, sin ningún tipo de parámetro. La hice como me apetecía.

La compusiste usando el tarot de Brian Eno y Peter Schmidt, Estrategias oblicuas. ¿Qué diablos es eso?

Es un tarot para los procesos creativos. También existe la aplicación de móvil. Sirve para desatascarte, por si llegas a un punto y no sabes cómo seguir. Son unas cartas que te van lanzando preguntas abiertas. Me parece muy lindo.

¿Cuánto cuesta hacer una buena melodía?

Muchísimo. Lo entiendo como algo laborioso. Lo normal es que tenga que tocar mucho y trabajar en ella, ver dónde hago el cambio, cómo entra la estrofa… Es un trabajo. Hay veces que, si has estado mucho tiempo trabajando y has llegado a cierto estado de concentración, las canciones salen solas. La vomitas y sale entera, de una tacada. Pero son las menos veces. Lo normal es tener que estar pensando mucho en ellas.

Desde que tienes una idea hasta el producto final, ¿puede cambiar todo en una canción?

Soy de tirar para adelante con el núcleo de la canción siempre. Si no, la he desechado antes. Desecho mucho, hay muchas canciones que guardo para siempre. Pero si hay melodías que salen bien, voy hasta el final.

¿Hay alguna canción de la que te hayas arrepentido?

Sí (risas). En La magia bruta y en Revolución solar de Charades hay alguna que pienso que no estaba muy fina. De todos modos, ninguna canción la das por acabada. En cuanto pasa el tiempo ves cosas que podrías haber hecho de otra manera, que podrían haber estado mejor… enseguida ves grietas.

Eso pasa con cualquier proceso creativo que se registra. Lo bueno es que si son canciones que tocas en directo, puedes reinventarlas entonces. O elegir no tocarlas. Puedes ser dictadora sobre tus canciones.

Pues sí, soy bastante dictadora (risas).

¿Qué es lo más injusto que te han dicho por dedicarte a la música?

¡Buf! Esto lo tendría que pensar bien. Por ser mujer me han dicho muchas cosas. A mí me gustaría que se me tomara en serio como “hacedora de canciones”. Creo que ser chica es un poco lastre. A lo mejor no soy suficientemente buena como para que se me reconozca al margen de ser chica. No se te toma en serio como compositora, o como arreglista, o como productora. Siempre piensan que hay un hombre detrás haciéndolo todo. Santi García, con quien grabé todos los discos de Charades y el anterior de Aries nos contaba que había grupos que iban a su estudio y le decían “haznos las armonías que les haces a Charades” y Santi les decía: “no, que esto lo hacen ellas, no lo hago yo”. Y esto viene de músicos, gente que se supone progresista y abierta de mente. Creo que es muy injusto, para mí y para todas las mujeres en general, porque esto es extrapolable a casi toda nuestra realidad. Es reflejo de un problema más grande y global.

Foto: Javier Fenández Pérez de Lis

Dibujo: Natalia Umpiérrez

 © 2014 Álvaro Ramírez Calvo. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Sapere aude!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s