Cosas que pasan/Reflexión

Quien no vota, también vota

2012 15-53

¡Buenas noticias para todos! Estos días se ha publicado una encuesta de expectativa de voto para las europeas del próximo domingo, donde se estima que la abstención estará cercana al 60% de los electores. Es decir, 6 de cada 10 personas no piensan ir a votar. El hastío generalizado hacia la clase política, la sensación de lejanía que transmiten las instituciones europeas o la simple toma de conciencia de que la democracia representativa es una farsa han llevado a esta situación. Por fin, gracias a la presión combinada de votos en blanco y abstención, los gobernantes se verán acorralados, percibirán el amargo sabor de la falta de legitimidad y huirán en desbandada, dejando intactas las esferas de poder que hasta hace bien poco guardaban con una mezcla desigual de mimo y celo.

La marea de ciudadanos concienciados es imparable. Organizados en multitud de colectivos autónomos, desde la Laponia sueca hasta Tarifa, se reapropiarán de los espacios de deliberación pública, abolirán las instituciones donde se cebaban la corrupción y el clientelismo, cortarán los eslabones grasientos donde se agazapaban la endogamia y la representatividad, e investirán al continente con un manto de prosperidad autogestionada. Los ciudadanos, por fin, habrán sabido mirarse a sí mismos, desde fuera, sin prismas, y habrán logrado encontrar, con los ojos desvelados, las costuras invisibles que mantenían firme el vestido de la explotación. Sólo había que desgarrar, dirán. Saber desde dónde empezar a tirar, y hacerlo.

Y todo lo logrará la abstención, claro que sí. La abstención sin atributos, la abstención pura, la del no hacer nada, la del no esperar nada. Qué digo nada, ¡nada de nada! Sin información, sin reflexión, sin deliberación, sin búsqueda interna de principios y valores, sin anhelos de mundos en reconstrucción constante, sin huida de universos en perpetuo bucle destructivo. La abstención que paraliza logrará las mieles de la victoria. Esa gloriosa abstención, la que nos susurra al oído que somos unos héroes cívicos, que pone a todos los partidos e iniciativas ciudadanas en el mismo nivel, que inyecta la ideología de la no-ideología, que hace que las carcajadas de los dirigentes sean más amplias y más profundas, hasta alcanzar el paroxismo. Después de todo, nosotros nos abstenemos, ellos roban. Que no cuenten con tu voto, dices. Contarán con los recursos públicos. Los que tú  -y tú, y tú, y tú- aportas. Y yo. Y todos.

Lejos quedaron esos tiempos donde la abstención activa dio alas a utópicos soñadores. Los mismos que, se dice, superaron el millón de afiliados de la CNT. ¡Habladurías! ¿De qué sirvió aquello? La cifra actual deja en ridículo a la de aquella grisácea España anarquista. Este nuevo 60% abstencionista,  de no-afiliados, esta masa gloriosa despojada de todo atributo emancipatorio, no es una masa crítica (no diré ni siquiera libertaria o comunista) porque no lo necesita. La masa lo sabe. El individuo que no se cree masa, también. Se abstienen de todo, incluso de tener esperanza. Y su intención es seguir así, engrosando las filas de la desidia y la rebelión vacua e inefectiva. Su intención es seguir asi, indefinidamente. Hasta que esa misma masa se percate de que el crimen seguirá intacto, incluso con un 99% de abstención. A este ritmo, no tendrá que pasar mucho tiempo.

Mientras tanto, una cohorte de náufragos enloquecidos, pero a la vez nutridos de cierta esperanza, buscarán extender su lucha particular en todos los órdenes de la vida -incluyendo el electoral-. Esa otra masa contempla muchos momentos de su vida particular como una prolongación de las mismas tensiones globales, tanto en su barrio como en el Parlamento, y afirma su resistencia a sabiendas de que éstas, en todas partes, andan en franco retroceso. Echa manos de mecanismos del sistema, con cierta incoherencia, confiando en alimentar un poco la farsa representativa, pero sólo hasta llegar a un cierto equilibrio, a una maduración que permita, entonces sí, trastocar los actuales límites en unos nuevos, más acordes con el indescriptible mundo actual. Límites que nos pongan un poco más cerca de la liberación. Sea lo que sea lo que ésta quiera decir.

Decidan ustedes a qué masa pertenecen. Pero no olviden que, quien no vota, acaba votando también.

 © 2014 Álvaro Ramírez Calvo. Todos los derechos reservados.

Foto: Masa de pan

Anuncios

3 pensamientos en “Quien no vota, también vota

  1. Si me permites… La abstención no sirve para nada. Bueno sí, para que sigan gobernando los mismos y se rían en tu cara. A los dos grandes partidos PP y PSOE les interesa la abstención. Es un forma de ganar representantes. Si me permites la expresión… se la sopla que te quedes en tu casa y que lo haga el 60% de la población, porque sus corderitos irán a votar y seguirán siendo elegidos.
    Hay un montón de partidos o agrupaciones políticas a los que se puede votar, te animo a que eches un vistazo a alguno de ellos. Yo he descubierto muchos que desconocía. Sí, son partidos minoritarios, pero en Europa hacen coaliciones. No dejemos que los dos grandes partidos se repartan el bacalao.

    Seamos un poco sensatos y evitemos eso por dioxxxxx

    • Exacto. Ese es el tema del artículo. Ahora mismo no hay condiciones para plantear un cambio radical porque ese 60% de abstencionistas son en su inmensa mayoría pasivos. No se pueden obviar las instituciones, están ahí. Primero habría que fragmentar el bipartidismo, atomizar su poder a base de que nuevos partidos lleguen a los parlamentos, y paralelamente se podrían plantear acciones colectivas que cuestionasen -y por qué no, aboliesen- el sistema democrático representativo. Pero con conciencia crítica. No con lo que hay ahora. Por desgracia -o fortuna- hay un inmenso desierto sobre el que actuar.

Sapere aude!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s