Acción/Relatos

Horizonte

Claude_Monet,_Saint-Georges_majeur_au_crépuscule

horizonte.

(Del lat. horĭzon, -ontis, y este del gr. ὁρίζων, -οντος).

1. m. Límite visual de la superficie terrestre, donde parecen juntarse el cielo y la tierra.

2. m. Espacio circular de la superficie del globo, encerrado por dicha línea.

3. m. Lugar, paisaje. U. m. en pl. Horizontes lejanos.

4. m. Límite, frontera. Los horizontes del imperio.

5. m. Término temporal previsto para un estudio, una actuación, etc. Un horizonte de cinco años.

6. m. Conjunto de posibilidades o perspectivas que se ofrecen en un asunto, situación o materia. Su horizonte cotidiano. Un horizonte a medio plazo.

7. m. Geol. Cada uno de los niveles estratificados en que puede dividirse el perfil del suelo.

El día que ocurrió, la carretera se infestó de cadáveres metálicos. El calor de los hospitales fue poco a poco disipándose. Los depósitos de oxígeno dejaron de bombear. Nadie volvió a abrir sesión en Facebook nunca más. Los aviones cayeron de plano sobre las aguas del océano. Las ganancias se resetearon, y lo mismo hicieron las deudas. Las guitarras eléctricas rompieron abruptamente su sonido. Los relojes se detuvieron. Las mercancías jamás llegaron a puerto. El Tercer Mundo, de pronto, se encontró rico y lleno de materias primas. El Primer Mundo siguió tan miserable. Nadie les dijo adónde ir. Alguien decidió iniciar un linchamiento. Alguien decidió decir a toda su familia que les quería, mientras los escaparates se rompían y las primeras barricadas ardían. Las monedas fueron metralla. Los billetes, combustible. Ellos, absortos, observaban la puesta del sol, iluminando el horizonte, mientras átomos, células y bacterias bailaban alegres, ajenos a la irreversible tormenta magnética. Empezaron a hacer el amor. Todo el que quiso pudo tocar los lienzos de Da Vinci, Picasso o Rembrandt sin que sonara la alarma. Las leyes termodinámicas guiñaron los ojos entre ellas, en un gesto cómplice. Muchos murieron. Otros se organizaron. El universo siguió su propio reajuste. Y todos pensaron que esa canción se había escrito precisamente para ellos.

Cuadro: Atardecer veneciano, Claude Monet (1908-1912)

 © 2014 Álvaro Ramírez Calvo. Todos los derechos reservados.

Anuncios

2 pensamientos en “Horizonte

Sapere aude!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s