Cosas que pasan/Reflexión

Cuatro reflexiones sobre las elecciones andaluzas

fotonoticia_20150322083816-15031239539_644

1) El bipartidismo retrocede lento. Pese a los escándalos de corrupción, la tasa de paro por encima del 30% y el contagio de una marca electoral enferma, el PSOE andaluz vuelve a ganar. Es la principal federación socialista de España, dentro de la comunidad autónoma más poblada, pero a la vez es una región con una estructura ideológica, sociológica y demográfica muy dispar: toda una golosina para estas elecciones. Andalucía ha pasado de ser un escenario bipartidista más a otro formado por cinco fuerzas, cuyo tercer polo (Podemos + Ciudadanos + IU) implica un 26% de los escaños.

2) Si el PSOE sigue fuerte, el PP ha recibido un castigo que inevitablemente se va a leer en clave nacional. Pierde 17 diputados, y aunque casi nunca ha sido la fuerza más votada en Andalucía, sin duda su resultado es un aviso para el resto de comunidades gobernadas por el PP. Incluyendo a sus plazas fuertes, como Madrid o Valencia. Sin embargo, no podemos olvidar lo obvio: pese a todo, siguen siendo la segunda opción política.

3) Por lo que respecta a los recién llegados, cabe destacar la irrupción de Ciudadanos, que de la nada han ganado nueve escaños, convirtiéndose en la sorpresa de la noche, y en un actor relevante en los próximos comicios, al adoptar un previsible rol transversal y dialogante, según palabras de Rivera, y no tanto de contrapeso frente a Podemos. Precisamente este último partido ha ganado 15 diputados, a priori robados de IU. Un resultado también sorprendente, pero lejos del “asalto al poder” que han venido proclamando sus líderes: el PP le saca una ventaja de más del doble de  parlamentarios. Es precipitado contrastar este resultado con lo que pase en las próximas generales, pero la formación morada quizá tendría que revisar su rechazo a formar pactos. Aún así, 24 diputados para dos marcas totalmente nuevas en el Parlamento andaluz no es algo que deba ser pasado por alto. Incluso cuando, a pesar de las nuevas opciones disponibles, un 36% de los andaluces se ha quedado en casa.

4) Susana Díaz, enrocada en su juego de tronos particular dentro del PSOE, ha visto refrendada, por los pelos, su apuesta, obteniendo los mismos 47 escaños que en las elecciones de 2012 (la mayoría absoluta está en 55). Es un éxito a nivel de liderazgo, sin duda, pero ¿pactará con alguien? ¿Con IU, quien ha salido escaldada de la anterior coalición de gobierno -sólo tiene siete escaños-, y así dinamitar las pocas voces que aún claman por un frente amplio de izquierdas con Podemos? ¿Con Ciudadanos, y sumarse al carro de una transversalidad por construir? ¿Con Podemos, su bestia negra (aunque todavía no su competidor directo en la carrera electoral)? ¿Con el PP, liquidando así los cada vez más exiguos réditos electorales que al PSOE le queden en el conjunto de España? Un gobierno en minoría es lo más probable, y teniendo los presupuestos aprobados para este año, la situación no es todavía de extrema urgencia. Por lo tanto, lo más probable es que se busquen acuerdos puntuales, algo a lo que no está muy acostumbrado el electorado español. Quizá, por una vez, ahora el programa sí importe.

Imagen: Reparto de escaños en el Parlamento andaluz tras la elecciones (Europa Press)

© 2015 Álvaro Ramírez Calvo. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Sapere aude!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s