Cosas que pasan/Reflexión

Podemos y Ciudadanos: la encrucijada de los recién llegados

Previsiones 2015

Dándole vueltas a la anterior entrada sobre el 24-M, se me han ocurrido tres apostillas en relación a Podemos y Ciudadanos, dos partidos que han capitalizado el discurso del cambio y la indignación, y sus resultados en las elecciones autonómicas:

1) Podemos ha logrado más votos que Ciudadanos. De hecho, mientras que Podemos ha entrado en todos los parlamentos autonómicos, C’s se queda fuera en Navarra, Castilla-La Mancha y Canarias. En todos los casos, Podemos siempre está por delante de Ciudadanos en número de escaños. Esto no es necesariamente malo para la formación de Albert Rivera: los próximos seis meses serán resbaladizos en términos de gobernabilidad, y Ciudadanos estará en una posición suficientemente cómoda como para ver los toros desde la barrera, haciendo una oposición discreta, pero coherente con sus principios, y ganando la simpatía de más descontentos de cara a las generales. Por el contrario, Podemos estará más expuesto y será decisivo para la formación de gobierno en varias comunidades, lo cual irá desgastándole: tarde o temprano, tendrá que acercarse a los partidos de la casta.

2) Esta posición subalterna (porque, guste o no, y a pesar de los buenos resultados municipales, es lo que es) demuestra lo que algunos no quieren ver: que en varias comunidades, tanto Podemos como Ciudadanos se han limitado a desplazar a IU y UPyD, respectivamente. Han entrado con más fuerza que estos, sí, y por eso no tenemos ningúna autonomía con mayoría absoluta; pero no son alternativa de gobierno a no ser que se conviertan en muletillas de partidos mayoritarios, precisamente los adversarios a los que quieren desbancar del poder. Sin embargo, no todo se reduce a que los recién llegados sean impecables. ¿Qué tienen que decir los partidos viejos? ¿Se unirá en algún caso el PSOE al PP, estando a sólo medio millón de votos de diferencia? ¿Cómo será el juego seductor de los partidos viejos con los que no son populistas, es decir, Ciudadanos?

3) Aunque Podemos y Ciudadanos no tienen aliados naturales, una excepción podría ser el caso de Valencia. Allí, la suma de Compromís y Podemos les convertiría en la fuerza más votada, con 34 diputados, por encima del PP, con 31. Esta eventual coalición, probable pero no segura, podría sustentarse en afinidades ideológicas y un discurso compartido contra la corrupción endémica. Después de todo, esa combinación es la única que podría contentar al electorado de ambas partes. El resto de posibles coaliciones queda muy nublado, con malabarismos ideológicos de dudosa ética y costes electorales seguros. Sin embargo, si ocurriera esa eventual unión en Valencia, y si se hace bien, podría darle al partido morado un necesario chute de credibilidad para asaltar la Moncloa. Además, no hay mejor escenario para ello que el del paraíso del pelotazo. Como dice Isaac Rosa, sí se puede, pero solos no Podemos. ¿Aprenderá Pablo Iglesias la lección que la unidad popular le ha dado esta noche? ¿O seguirá empecinado en su soberbia de la centralidad?

Foto:  Manuela Carmena y Ahora Madrid en Cuesta de Moyano (Álvaro Minguito/DISO Press)

© 2015 Álvaro Ramírez Calvo. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Un pensamiento en “Podemos y Ciudadanos: la encrucijada de los recién llegados

  1. Pingback: Los votos | Demasiadas palabras

Sapere aude!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s