Cosas que pasan/Reflexión

Seis reflexiones sobre el 27-S

Artur Mas celebra el triunfo de la coalición Junts pel Sí (Carles Ribas/El País)

Artur Mas celebra el triunfo de la coalición Junts pel Sí (Carles Ribas/El País)

1) Las elecciones del 27-S pasarán a la historia de Cataluña como las de mayor participación: un 77% del censo acudió a votar, diez puntos por encima de los comicios de 2012. Un resultado totalmente anómalo en los últimos tiempos, y que supone una inyección de legitimidad democrática. Sin duda, la fotografía actual del Parlament es un retrato fiel de la composición ideológica de Cataluña.

2) Junts pel Sí es el ganador indiscutible, con 1,5 millones de votos y 62 escaños. Duplica holgadamente en votos y escaños a C’s, la segunda candidatura. Romeva, Mas y Junqueras, las tres caras más visibles de JxSí, pusieron anoche sobre la mesa su intención de continuar con la hoja de ruta de cara a la independencia. Sin embargo, en lo único en lo que están de acuerdo es en esto. Ahora que la campaña y los choques de palmas han terminado, es de esperar que surjan tensiones por el liderazgo y la aplicación de programas en el medio plazo. Un dato: en la consulta del 9-N, 1,8 millones de personas votaron por el sí. Anoche, si se incluyen los votos de las CUP, esa cifra aumentó en cien mil personas más.

3) Sentimentalmente hablando, los grandes ganadores son dos formaciones antagónicas: las CUP y C’s, que aumentan de manera notable en votos y escaños. Las CUP tendrían la llave para formar gobierno con JxSí siempre y cuando Mas no sea propuesto como presidente. Además, su inclusión como pieza clave para la investidura supondrá el aumento de las dificultades para la candidatura ganadora, puesto que la ideología de las CUP (sobre todo en materia económica, pero también en relación con el medio ambiente, el respeto a las minorías y la defensa del feminismo) es bien diferente a la de JxSí. Por su parte, C’s se convierte en el principal partido de la oposición parlamentaria, desplazando a formaciones históricas como el PSC, y en el principal partido de la oposición al independentismo, dejando tocado al PP, de quien aparentemente ha arrebatado mayor número de votos. C’s, además, parece ser el principal beneficiado de la alta participación. Nunca una formación de centroderecha defensora de la unidad de España ha estado tan bien situada en el Parlament. Sin duda, la lectura que harán los líderes de la formación naranja de cara a las elecciones generales de diciembre será muy positiva.

4) Catalunya Sí que Es Pot, la plataforma de confluencia de Podemos, EQUO, EUiA e ICV, ha sido una de las perdedoras de los comicios. Su actitud de salir a por todas no se ha visto refrendada por la realidad, donde la plataforma ha igualado los resultados de ICV-EUiA de 2012, quedando bastante por detrás del PSC y muy poco por delante del PP. La suma de Podemos no ha aportado nada nuevo, y las confluencias, tan sorprendentes en el 24-M, parecen no ser útiles en el escenario catalán. Sin embargo, hay que tener en cuenta tres cosas: la primera, que su estrategia de ponerse de lado en la confrontación entre independentismo y unionismo le ha pasado factura en una campaña polarizada; la segunda, que la opción de una consulta y de una reforma constitucional es algo que también comparten federalistas (PSC) e independentistas (JxSí, CUP); y la tercera, que su viraje socialdemócrata no ha convencido a aquellos votantes más cercanos al anticapitalismo, que habrían votado directamente a las CUP. Sin duda, la formación morada ha tomado nota del decepcionante resultado. El horizonte de una confluencia con IU para las generales palidece con fuerza.

5) Con respecto a PP y PSC, hay buenas y malas noticias. Las malas, para el PP catalán, que sigue confirmando la tendencia a la baja del partido, iniciada en mayo como castigo por el mal sabor de boca que ha dejado la legislatura de Rajoy. Las buenas noticias, en cambio, van para el PSC, que ha salido airoso de las turbulencias con la coordinación central del PSOE y sólo pierde 3.000 votos. Sin embargo, encadena ya doce años (y cinco elecciones) de pérdidas consecutivas.

6) ¿Qué Cataluña nos encontramos el 28-S? Digan lo que digan los defensores del sí, los partidarios de la secesión son menos de la mitad de los catalanes. Parece una obviedad decirlo, pero el nuevo gobierno catalán tiene que gobernar para Cataluña. Y ésta es plural. Se ha visto en la alta participación. Es díficl que el reparto de posiciones sea más significativo del que es ya. Que los niveles actuales de autogobierno en Cataluña son insuficientes para una cantidad considerable de la población, es cierto. Que la hoja de ruta para la independencia unilateral tiene un recorrido limitado, también. Tarde o temprano tendrá que darse una negociación. Sin embargo, como decía Joaquín Estefanía ayer, en la campaña se ha hablado mucho de independencia sí o independencia no, pero prácticamente nada sobre programas concretos. ¿Dónde quedan las medidas realistas para apaciguar los efectos de una crisis que en el mejor de los casos es latente? ¿Qué medidas se van a tomar para garantizar una sanidad y educación públicas y de calidad, o para impulsar unos servicios sociales que reduzcan en lo posible las insoportables tasas de desigualdad? El abandono de esta parte del debate es la enésima demostración del triunfo de las élites.

© 2015 Álvaro Ramírez Calvo. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Sapere aude!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s